Podemos Usar Códigos de Respuesta Rápida para revolucionar el comercio en Quito

Por Matthew Carpenter-Arévalo @EcuaMatt

Redacción Andrés Obando @AndresObro

“¿Consumidor final está bien?”

La primera vez que escuché estas palabras las entendí literalmente.

“¿Cómo va a consumir otra persona si ya lo consumí yo?”

La chica que me atendió me quedó viendo hasta darse cuenta que no entendí la pregunta, y después reformuló la pregunta. “¿Quiere su recibo con datos?”

Como una persona que valora la eficiencia más que todo, me cuesta aún el paso de hacer trámites en el Ecuador por la necesidad de compartir datos.

Por un lado, entiendo el beneficio para el estado, el consumidor y el vendedor. Podemos controlar la corrupción mucho mejor si podemos vincular cada compra con una persona legal.

Por otro lado, entiendo la respuesta libertaria, que es que  el gobierno no tiene por qué vigilar cada compra: lo que hago con mi plata es asunto mío, punto.

El objetivo de mi intervención aquí no es argumentar en favor o en contra, sino de remarcar que tan lentas son las transacciones en Ecuador y subrayar el costo que ésta lentitud implica.

Cuando digo “costo,” me refiero primero al costo para todos en tener que manejar los recibos. Aunque sea un costo asumido para cualquier empresa, no obstante es un costo.

A la vez, todos somos menos productivos si es que tenemos que esperar a que nos hagan la cuenta con datos. Si tramito 3-4 veces al día y pierdo 3 minutos con cada trámite, en un año son 18 horas que pierdo. Multiplicado por cientos de miles de ecuatorianos, estamos perdiendo mucha productividad, y en una economía dolarizada tenemos que buscar donde sea para aumentar la productividad para hacer competencia a nuestros vecinos que venden los mismos productos a un costo menor.

Más que estos puntos, lo que me preocupa es que mientras más nos demoramos en cada trámite menos trámites podemos realizar. El hecho de tener que pagar implica un esfuerzo, y cada día tomamos decisiones sobre el esfuerzo que queremos hacer para realizar una compra.

Por ejemplo, si estoy corriendo para coger un bús y quiero un café, tengo que calcular cuanto tiempo me voy a demorar en virar hacia el local de café, hacer el pedido, y después hacer el pago. Sí puedo cortar 1/3 del tiempo necesario, tal vez este tiempo ahorrado hace la diferencia en si entro o no al lugar del café.

Otro ejemplo: estas semanas he buscado dónde comprar vinos, y en 3 locales diferentes me encuentro con toda la mercadería sin precio. Cuándo pregunto porque no tienen precios los vinos, me dicen, “es que estamos aquí para atenderle.” Mi respuesta es, “¿pero que pasa entran cinco personas a la vez?”. Además de insistir en la ineficiencia, la falta de información hace que el consumidor compre menos.

El primer caso mencionado,  es la razón por lo cual muchos locales de café en los Estados Unidos están cada vez más aceptando pagos electrónicos y móviles. Si puedo hacer mi pedido antes de salir de mi casa, recoger el café y ni siquiera tener que parar a pagar, pues la posibilidad de comprar un café es mayor.

Mi punto es que si nos damos cuenta o no, la velocidad del trámite puede desanimar la compra, y con ese impedimento se pierde mucha actividad económica.

Creo que la solución a este problema se puede encontrar con Códigos RR (QR Codes en inglés). RR quiere decir respuesta rápida, y funcionan como un código de barras. Cada código es individual y contiene información que puede ser leída y transferida por cualquier telefono que tenga camara (en celulares inteligentes se puede leer la información inmediatamente. Un celular no-inteligente podría mandar el código por SMS y recibir la información necesaria).

Si en lugar de tener que escribir a mano mis datos el vendedor podría simplemente tomar foto de mi código RR y ya tener casi completo un recibo esto aceleraría mucho el trámite.

Y no sería solamente con tramitar que los códigos RR serían útiles.Cuántas veces has visto “CASA EN VENTA. LLAMA 999999999”. Si se incluye un código RR se podría compartir mucha más información sin la necesidad de la llamada.

O, cuántas veces has visto, “Informe como manejo llamando 99999999”. A veces un chofer maneja mal pero el esfuerzo requerido para hacer la llama ese rato es mucho. Si podría guardar esa información y llamar más tarde, o simple mandar un SMS inmediatamente sin tener que ingresar los números, eso aumentaría la probabilidad de que utilizamos ese mecanismo para compartir nuestra experiencia con el partido interesado.

El problema con los códigos RR es que necesitamos ubicuidad para que sean útiles. Si solamente una minoría de vendedores aceptan o usan códigos RR pues no no son muy útiles, pero si hay un usuario de tamaño suficiente para promover el uso podríamos acelerar la adopción de los mismos códigos.

Este usuario podría ser el municipio. Si el municipio nos plantea el hábito de usar códigos RR, podría ser fácil que el sector privado lo siga. Por ejemplo, el municipio podría usar códigos RR para el pago de cuentas; en ciertas esquinas o rincones de la ciudad para brindar información histórica, cultural, o datos sobre servicios básicos; etc. Es decir donde sea necesario que el municipio comparta información el código RR podría servir.

Una vez establecido el hábito de usar códigos RR se abren muchas posibilidades. Por ejemplo, se puede imaginar un mundo en que cada compra genera un código RR distinto. Al leerlo el teléfono registra el pago y pide una clave del usuario para completar el trámite. El usuario colecciona información sobre sus compras, lo cual le permite monitorear mejor su presupuesto. El comerciante, en cambio, recoge los datos del comprador, facilitando y automatizando sus declaraciones al SRI.

La clave para una ciudad que funciona con códigos RR es tener la ubicuidad. Tiene que haber una mayoría o por lo menos una multitud de lugares que los usan y los aceptan.

En Quito tenemos muchos servicios hechos a medias. Tenemos un sistema de buses que no llegan a todas partes; tenemos carriles de bicicletas que sólo se encuentran en ciertos sectores. Para realmente alcanzar un cambio de comportamiento en la gente hace falta la ubicuidad de la oferta.

Haciendo buen uso de los códigos RR podríamos mejorar acelerar la prontitud de los trámites, mejorar la productividad, aumentar la cantidad de ventas, disminuir el fraude y la corrupción, facilitar el pago de impuestos, entre otras cosas. La tecnología es gratis; lo que cuesta es la creatividad, la imaginación, y la voluntad.

Anuncios

Acerca de Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.
Esta entrada fue publicada en Gobierno, Politicas Publicas, Quito. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Podemos Usar Códigos de Respuesta Rápida para revolucionar el comercio en Quito

  1. Luis Francico dijo:

    Matt, hola cómo estas?

    La idea me parece excelente, el uso eficiente del tiempo puede aumentar la productividad de la ciudad y sobre todo reducir las aglomeraciones de gente en todo tipo de servicios. Además puede hacer que los consumes por pael, material contable y demás artículo requeridos por el SRI sea más eficiente y amigable con el ambiente.

    Si lo pone en marcha una entidad como el municipio de Quito, veo que mucha gente, especialmente las tiendas de servicios, y comprar al por menor, así como también las comidas rápidas seguirían la iniciativa, dado que pueden enviarte la facturación a tu mail con tus datos ya ingresados, lo cual haría que el consume sea mas ordenado y mas rápido.

    Lo cual beneficia tanto al consumidor como al dueño de la tienda.

    En principio se puede aplicar a muchas otras formas de trabajo, como procedimientos de trabajo, acreditaciones de calificación de procesos, aceptación de mercaderías, confirmaciones de vuelo, gestión de pases a bordo y lo más importante a este tema es el manejo eficaz del tiempo de todos los ciudadanos.

    Si esta idea se pudiese lograr muchas “gestiones” que se hacen hoy en día en persona, se pudieran evitar y realizar desde tu laptop o teléfono inteligente, lo cual reduciría el tiempo de viaje, el tráfico y mejorarían la calidad de vida.

    Me parece excelente tu iniciativa, debemos seguir evolucionando en el tema y salir del estancamiento.

    Slds,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s