Kinross se va, y es una pena para el Ecuador

Por Matthew Carpenter-Arévalo @EcuaMatt

Redacción Andrés Obando @AndresObro

Voy a divergir un poco de mi agenda de la semana em tema de ciudades inteligentes, para dejar una nota lamentando la noticia de que Kinross se va del país.

Para los que no conocen Kinross (antes Aurelian) trabajaba para explotar el depósito de oro conocido como Fruta del Norte, uno de los depósitos de oro más grandes en el mundo. Después de dos años de negociar con el gobierno decidieron salir antes de que cumpla la fecha límite para llegar a un acuerdo.

He trabajado como consultor político para varias empresas mineras en el país y debo decir que Kinross era la mejor. Tenían una visión muy progresista sobre los temas del ambiente y las relaciones con las comunidades cercanas a sus operaciones.

Debo aclarar que no me gusta para nada el negocio de la minería: es sucia, destructiva, y creo que al Ecuador le falta madurez institucional para tener el tipo de clima minero que he visto funcionar en Canadá. La ausencia del Estado en los lugares donde más minería hay causa muchos problemas tanto para las poblaciones nativas como para las empresas.

Personalmente quiero vivir en un Ecuador que no dependa de un modelo extrativista para sostenerse. Quiero vivir en un Ecuador que cuida de todo su territorio con la misma determinación que se ha aplicado a mantener los ecosistemas frágiles de las islas Galápagos. En fin, quiero vivir en un Ecuador en que la visión del largo plazo triunfa sobre la visión del corto plazo.

Por otro lado soy realista y entiendo que no puedo boicotear la extracción de minerales en todo el mundo, dado que mi departamento, mi carro, el avión que tomo para viajar, mi computadora, etc., son todos hechos con minerales extraídos de la tierra. Es fácil oponerse a la oferta cuando olvidamos que somos nosotros mismos los que creamos la demanda.

Por eso quiero que haya empresas como Kinross, cuyos directivos comparten conmigo una visión de minería estable y que tienen un compromiso de extraer minerales pero con el mínimo daño e impacto posible.

Puede que venga otra empresa, tal vez una empresa estatal china, que dan más regalías al estado pero cuyo deseo de proteger al medio-ambiente sea inexistente; que trae consigo sus propios trabajadores, y que usan la fuerza bruta para proteger su inversión en lugar de trabajar en armonía con las comunidades cercanas. La barra que puso Kinross era muy alta.

Aunque pagan más, el costo puede ser mayor. Aunque es fácil es decir “¡Fuera Gringos!” las empresas canadienses y americanas tienen que responder a sus accionistas, y esos accionistas en general se preocupan de la imagen de la compañía, el medio-ambiente, y insisten en que haya rendición de cuentas. Esto no necesariamente pasa con las empresas estatales chinas.

No me atrevo a criticar al gobierno por la salida de Kinross porque al final no estuve presente en las negociaciones y no tengo la menor idea de cómo se dio el resultado. Lo único que quiero decir es que si vamos a tener minería, queremos empresas como Kinross aquí, y el hecho de que esta empresa se retire es un paso atrás para un país que va por delante.

Anuncios

Acerca de Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.
Esta entrada fue publicada en Gobierno, mineria y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s