Impresoras 3D y Financiamiento Colectivo Dan Dolores de Cabeza a Karl Marx

Escrito por Matthew Carpenter-Arévalo @EcuaMatt

Redacción por Andrés Obando @AndresObro

Con mis ojos medio-abiertos y sin haber hecho mi café, fui al TheNextWeb.Com para ver que hay de nuevo y de repente me desperté: resulta que la empresa MakerBot.Com fue comprada por $403 milliones de dolares por SrataSys. Una inversión de ese tamaño significa que alguien en el mercado ve validez en la posibilidad de su potencial.

MakerBot hace impresoras 3D para uso convencional, con la idea de que pronto llegará el momento en que todos tengamos impresoras 3D en la casa, tal como imaginó Steve Jobs que llegaría el día en que todos tengamos una computadora de uso personal.

Las impresoras 3d tienen la capacidad de dar la vuelta al mundo, y lo digo sin exageración. Usando lasers y materiales como plásticos y metales para imprimir objetos, en lugar de salir a buscar lo que nos hace falta podríamos simplemente bajar el diseño del internet e imprimirlo en casa.

Cada día hay más ejemplos de su uso. En Tunisia una empresa que está creando una red masiva de paneles solares en el desierto y usan impresoras 3D para imprimir repuestos y no tener que salir del sitio para buscarlos. En los EEUU hay un grupo de personas, tal vez con intenciones malvadas, que han creado pistolas funcionales hecho 100% con impresoras 3D. Mi caso favorito es un estudiante de  pos-grado de los EEUU que ha hecho una impresora que imprime burritos con las proporciones de ingredientes deseadas por el usuario (sí hace falta buena comida mexicana en Quito).

Toda la cuestión de logística, cadena de suministro, intermediarios, etc., se pone en entredicho cuando cortamos la distancia entre el consumidor y el producto. De la misma manera que el internet democratizó acceso al internet, las impresoras 3D tienen la posibilidad de democratizar el acceso a la fabricación. Las consecuencias para el comercio mundial son gigantescas también: cuando todos podemos imprimir todo, el costo de fabricación es igual en la China como en Ecuador. La mano de obra barata ya no es una ventaja competitiva.

En otras palabras, lo que se está democratizando es el acceso a los medios de producción, las grandes barreras del capitalismo que citó Karl Marx cómo la injusticia innata del sistema. Era imposible que Karl Marx contemplara un mundo en que todos tengamos acceso a fábricas en nuestros propios hogares, pero en esa dirección vamos.

“Bueno,” me diría el comunista no-convencido, “el acceso al capital, después de todo, sigue limitado a las manos de las élites, imposible de acceder para el proletariado”.

Eso sería verdad si no fuera por otro movimiento que viene creciendo exponencialmente, y ese movimiento es  financiamiento colectivo. Sitios como KickStarter.Com, IndieGoGo.Com y CrowdTilt.com han creado plataformas para que usuarios publiquen su necesidad de dinero y sus usuarios responden con micro-pagos.

En tres años KickStarter ha logrado recaudar más que $160 millones de dólares, cifra que va creciendo todos los días. Lo bueno de KickStarter es que los inversionistas semillas también son tus primeros clientes, haciendo una mejor conexión entre la demanda y la oferta. Aunque hay proyectos que fallan son rápidamente olvidados porque  hay historias de éxito de productos que por maneras tradicionales nunca llegarían al mercado.

Lenin hizo famosa una frase sobre los capitalistas que “te vende la soga con que la que le vas a ahorcar,” como premonición a que el capitalismo se terminará por su hambre insaciable. Aunque aún tenemos grandes retos creados por el capitalismo, incluyendo el calentamiento global, otro mundo está empezando a aparecer en el horizonte.  

Anuncios

Acerca de Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.
Esta entrada fue publicada en Fabricación Digital y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Impresoras 3D y Financiamiento Colectivo Dan Dolores de Cabeza a Karl Marx

  1. Interesante artículo, le comentaba a Oscar Trujillo en el último taller de Ideación de Quitotech que se podría usar el producto de las botellas PET trituradas como materia prima para las impresoras 3D, así unimos un ejercicio netamente verde con una tendencia actual que como muestra tu artículo está cada vez mas cerca del usuario final, si nosotros aun no lo estamos haciendo seguro alguien mas ya lo pensó, así que deberíamos poner manos a la obra en el asunto cuanto antes.

    Adicionalmente, hace no mucho puse en la red de EC Startups una referencia a plataformas de financiamiento colectivo parecidas a Kicstarter que permiten acceso internacional porque lamentablemente esa plataforma de financiamiento solo funciona para US y UK. En la red de emprendimiento se conversa la posibilidad de crear una plataforma de crowd funding local, no sería nada malo, sin embargo tengo mis dudas sobre la socialización de un modelo de ese tipo acá, veamos si funciona, la peor guerra es la que no se hace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s