Nacionalizar Telecomunicaciones No Es Buena Alternativa al Yasuní-TT

Escrito por @EcuaMatt

No tengo mucho amor para las empresas de telecomunicaciones en Ecuador. Justamente ayer tuve el problema de que Claro no logró cobrar mi pago del último mes, y cuando les llamé a preguntar porque, insisten que el problema es del Banco.

Todos mis otros débitos funcionan sin problema, y hay saldo suficiente en la cuenta. Cuando llamo al centro de llamadas me dicen, “puedes acercarte a un centro de servicios para averiguar que pasa,” y cuando les pregunto por qué ellos no me lo pueden resolver me dicen, “es que manejamos otro sistema.”  ¿Para qué tener un centro de llamadas entonces?”. Lo máximo fue cuando me dijeron, “puedes cancelar el valor en caja, pero corres el riesgo de que te vamos a cobrar dos veces por el mes.” Gracias Claro Ecuador: su servicio al cliente es genial. 

Durante las últimas semanas han salido varias ideas sobre cómo el estado podría crear ingresos equivalentes a los que se espera extraer por explotar al bloque ITT del parque nacional Yasuní.

En las redes sociales he visto varias personas mencionar la posibilidad de nacionalizar las empresas de telecomunicaciones, y me urge explicar por que es mala idea, a pesar de todo.

Por un lado tiene sentido: son empresas gigantescas, rentables, que gestionan un servicio público: la comunicación. Dado el tamaño del imperio de Carlos Slim, ni siquiera ha de notar la ausencia de un mercado tan chiquito como Ecuador.

Por otro lado, nacionalizar las empresas de telecomunicaciones sería algo que nos podría ayudar en el corto plazo, pero que nos perjudicaría mucho en el largo plazo, tal como explotar al Yasuní-ITT. Por que al final, transferir gestión de telecomunicaciones al gobierno nos asegura un desarrollo tercer mundista. Dejenme explicar.

Hoy en día Ecuador tiene una penetración de celulares de 115%.

Es decir que tenemos más celulares que baños, puntos de agua potable, y gente.

En el mundo entero los celulares inteligentes acaban de pasar a los celulares analógicos en ventas, lo cual significa que en poco tiempo hasta la gente más pobre tendrá celulares con capacidad de conectarse al internet.

Mientras por el momento 35% por de los ecuatorianos acceden al internet cada semana, el paso exponencial de crecimiento es tanto que por el 2015 la mayoría de los ecuatorianos accederán al internet, y por el año 2020 todos, menos los pueblos ocultos, tendrán internet en casa o por sus celulares.

Esto es importante porque ningún fenómeno en el mundo ha sido más significativo para los pobres que poder acceder a información ilimitada.

Las estructuras que mantienen la pobreza, como compradores limitados de productos, educación inaccesible o de mala calidad, falta de información sobre servicios médicos, pueden superarse a través de la conectividad.

No obstante, para llegar a esa visión del mundo, todavía necesitamos mucha inversión.

Necesitamos una red de torres celulares que permiten acceso 3G y las futuras generaciones de tecnología en todos lados del país.

Necesitamos nuevos planes para comprar data para que los pobres puedan acceder al internet sin tener que comprar planes de un año, etc.

También necesitamos que el precio de los aparatos y la conectividad sigue bajando, mientras la velocidad de ancho de banda sigue aumentando. 

Aparte de todo eso, las empresas de telecomunicaciones tienen un problema que es difícil de resolver: mientras más capacidad de ancho de banda nos dan, más demanda creamos para ellos.

Si 2G solo servía para leer correos electrónicos, con 3G y 4G queremos ver películas, subir fotos, etc. Las empresas de telecomunicaciones entonces siempre están un paso atrás, porque falta mucho para que la oferta supere a la demanda.

Poder desarrollar y luego implementar las tecnologías que necesitamos entonces requiere de mucha inversión.

La mejor manera de llegar a esa inversión es a través de economías de escala. Aunque no soy hincha de las empresas grandes multi-nacionales, la ventaja de su tamaño es que pueden generar los ingresos y luego tener acceso a los mercados para justificar la inversión necesitada para empujar el mundo hacia un futuro más digital.

Si en Ecuador estuvieramos pendientes de una empresa estatal que tiene la obligación de compartir la mayoría sus ganancias con la tesorería del estado, faltaría la inversión y capacidad tecnológica/investigación para mantenernos al paso del resto del mundo.

Sufriríamos de 3G mientras el mundo goza de 4G y 5G: nos quedaríamos muy atrás, y dado que somos un mercado relativamente pequeño comparado con nuestros vecinos, el mundo no nos extrañaría. 

Las consecuencias de tal atraso no serían superficiales. Mientras la base de la pirámide de la economía industrial ha sido el petróleo, la base de la economía de conocimiento es telecomunicaciones.

El poder de la revolución que estamos viviendo en telecomunicaciones es que transforma no solamente su industria sino todas las industrias.

Como consecuencia, estamos apenas en los primeros pasos de una transformación de igual o mayor potencial que la revolución industrial. O salimos corriendo hacia la meta, o nos quedamos atrás: la decisión es nuestra.

La otra consecuencia de nacionalizar es simplemente dar más poder al gobierno sobre nuestra comunicación, lo cual me parece a mí peligroso.

En uno de los únicos países en el mundo donde el estado mantiene un monopolio seguro sobre las telecomunicaciones, Etiopía, el gobierno ha prohibido el uso de Skype, citado que era un ‘peligro al bienestar social,’ porque puede ser usado por terroristas buscando ocultar sus actividades.

No es coincidencia entonces que en Cuba el internet está casi inexistente para el cubano promedio, ni que el gobierno de Egipto decidió bloquear el internet en los últimos días del gobierno de Mubarak.

Por dejar fomentar redes distribuidas de poder, las telecomunicaciones libres siempre representan una amenaza a gobiernos que prefieren que todo protagonismo sea expresado a través de su poder centralizado. Entregar al estado nuestras empresas de telecomunicaciones es entregarles aún más control sobre nuestra capacidad de comunicar y informarnos.

La respuesta, entonces, no es menos empresas de telecomunicaciones, sin más empresas y más competencia.

Como quisiera, por ejemplo, que tuvieramos empresas como Safaricom y Vodacom, que en Africa han creado M-Pesa, un sistema de pagos móviles que dejan que la gente más pobre, con los celulares más básicos, realizar pagos y transferencias sin monedas o billetes. Más allá de los pagos, M-Pesa ha permitido que millones de gente pobre accedan a las funciones del sistema bancario, paso necesario en salir de la pobreza.

M-Pesa es un ejemplo cómo empresas de telecomunicaciones en Africa han creado servicios dirigidos a mejor la calidad de vida de los pobres: es decir que responden no solamente a la demanda del mercado, sino también a demanda social.

La ventaja para las empresas de telecomunicaciones es que forman relaciones que pueden durar para el largo plazo. A la vez, si en algún momento en el futuro su tecnología se vuelve obsoleto, su oferta diversificada les permitirá transformarse de empresas de hardware en empresas de software.

Para concluir entonces, comunicar es un derecho demasiado importante para dejar en las manos del estado.

Si queremos participar en la ola de innovación que está transformando el mundo, tenemos que tomar en cuenta que el desarrollo no es un destino, es una decisión, y nuestras decisiones tienen consecuencias para el futuro. 

Al fin y al cabo, los avances de tecnología de los últimos años han servido para democratizar y transparentar.

Si queremos construir un Ecuador así, y un Ecuador en que los interés del largo plazo superan los intereses del corto plazo, tenemos que ser largo plazistas en todo, y no solamente cuando nos conviene.

Anuncios

Acerca de Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.
Esta entrada fue publicada en Tecnologia, Yasuni. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s