El Parqueo en Un Quito Inteligente

Parqueo en la Gonzalez Suarez, Cualquier día

Parqueo en la Gonzalez Suarez, Cualquier día

Por @EcuaMatt

Vivo en la Gonzalez Suarez, y cada día laboral, tipo mediodía, los carros empiezan a obstruir la vía cerca al Banco de Pichincha por estacionarse básicamente donde sea que les de la gana.

Haciendo cola en el banco como víctimas inocentes y hambrientas de una guerra prolongada, por lo menos una vez al día alguien sale del banco para encontrar su carro en el proceso de ser llevado por mal parqueo.

La gente reclama, insulta al chofer de la grúa y hace todos menos aceptar responsabilidad por haberse inventado un espacio de parqueo donde dice claramente no parquear.

El castigo no funciona para eliminar el comportamiento, y la falta de infraestructura hace que el problema se repite.

Es una película que se repite todos los días con diferentes protagonistas. Como tecnólogo, lo veo como una mala experiencia de usuario de la ciudad que podría arreglarse sin mucho costo.

******

En los próximos meses vamos a escuchar hablar mucho de cómo hacer que Quito sea una ciudad inteligente, y es una pregunta muy valiosa.

No obstante, definir qué es una ciudad inteligente es difícil, porque el campo es nuevo: es mas, la ciudad inteligente no es una función del aparato municipal; más bien, es una forma de pensar en cómo facilitar la vida de los ciudadanos.

Si me esfuerzo a definir qué es una ciudad inteligente, diría que es una ciudad que brinda mayor información a los ciudadanos para ayudarles tomar mejores decisiones y optimizar el uso de los recursos de la ciudad. Tal vez es mejor explicar a través del ejemplo del parqueo.

La Gonzalez Suarez es un barrio de uso mixto porque incluye propiedades residenciales y comerciales. Los barrios mixtos son buenos por varios motivos:

Primero, los barrios mixtos son más seguros, porque elimina la previsibilidad de los habitantes, la cual es aprovechada por los ladrones.

Aunque tendemos a sentirnos más inseguros de noche, los ladrones prefieren trabajar cuando haya menos interferencia en su labor. El barrio donde todo el mundo trabaja durante el día es el ambiente perfecto, pero la presencia de mucha gente movilizándose en diferentes horas dificulta su trabajo.

Los barrios mixtos también son buenos porque da la opción para algunos vivir mas cerca a donde trabajan, lo cual elimina la necesidad de salir en el carro.

Es mas, las largas colas de los valles de Cumbayá y Tumbaco en las horas picos demuestran que la congestión también se produce cuando mucha gente viaja en la misma dirección durante las mismas horas.

Si la actividad económica de Quito fuera mejor distribuido entre la ciudad de los valles, habría menos congestión porque los hábitos de las personas serían más diversificadas.

Aunque Gonzalez Suarez es mixto, su principal función es residencial, y debido al reglamento de construcción, cada edificio cuenta con una cantidad enorme de parqueaderos.

Mucha gente, viendo el problema de falta de parqueos alrededor del Banco de Pichincha, llegaría a la conclusión que hace falta crear un parqueadero que podría costar cientos de miles de dólares, un costo asumido por el municipio o los negocios locales, pero que eventualmente llega al consumidor/ciudadano.

Al llegar a esa conclusión nos olvidamos de que los parqueaderos de los edificios de la Gonzalez Suarez están, tal vez, 80% desocupados entre las horas de 8 a 6 de la tarde. teniendo tanta desocupación, ¿para qué crear un nuevo parqueadero?

El desafío aquí es cómo organizar los parqueaderos para que sean fáciles de acceder para el visitador pero que también brinda seguridad y previsibilidad para el dueño del parqueadero y los condóminos de su edificio.

Imaginemos entonces una aplicación móvil que funciona tanto en Android y en Apple.

Como persona que va al banco, abro mi aplicación y veo los parqueaderos disponibles en la zona donde voy. Reservo uno de 10 en la mañana a las 12 de la tarde a un costo de $1 cada hora.

Llego al edificio y el guardia que me recibe confirma mi identidad, “Señor Carpeta?” me dice. “No, soy el Señor Carpenter” le digo. “ah si si si. Siga no más!”. El ya había recibido mis datos, incluyendo el numero de placa de mi vehículo y mi nombre y cédula.

Cuando me voy, salgo en mi carro y saludo al guardia. El pago está efectuado por el celular y no hay intercambio de monedas, ni la necesidad de producir sueltos. Después de un mes, el señor dueño del parqueadero colecta sus $60 por el uso del parqueo durante su ausencia, lo cual cubre el costo de su condominio.

Hay varias cosas que están pasando aquí.

Primero, el dueño del parqueadero está monetizando un bien que normalmente no le produce dinero. El establece cuándo está disponible su puesto, y no tiene que hacer nada para ganar plata por el uso de su espacio. Si un día no va al trabajo, simplemente bloquea su parqueo ese día.

Por reservar un puesto con anticipación, tengo la certeza de que no voy a tener que buscar un parqueadero, lo cual me permite calcular mejor el tiempo que necesito para llegar a mi cita. Tampoco tengo que preocuparme de parquear mal y ser multado.

Para brindarle mayor sentido de seguridad, le mando mis datos tanto del carro como de mi persona. De esta manera, si llega a pasar algo en el edificio y se sospecha que yo fui, tienen mis datos y saben identificarme.

Finalmente, el poder tramitar todo en el celular significa que el costo de gestionar el negocio es muy bajo.

No hay que preocuparse de tener monedas o convertir un guardia de edificio en cajero.

Las facturas que tal vez van al SRI son automáticas, lo cual ayuda traer más actividad económica al sector formal. Como dueño de la aplicación, tal vez gano el 4% de cada transacción, permitiéndome construir un negocio rentable.

Este ejemplo es, para mí, la definición de una ciudad inteligente.

Hacemos mejor uso de nuestros recursos colectivos y permitimos que los ciudadanos tomen mejores decisiones basadas en tener más información disponible, en este caso la información es la cantidad de parqueaderos disponibles. Las calles ya no se llenan de carros mal parqueaderos, y los choferes de grúas se quedan sin clientes, lo cual está bien para todos los ciudadanos.

¿debería la ciudad crear esta aplicación? No creo. Los gobiernos, en general, son malos en diseñar aplicaciones, y si la aplicación está mal hecha no hace falta que exista porque nadie se lo va a usar.

Más bien, la ciudad puede aportar con datos, incentivos, y dando visibilidad.

De esta forma los programadores pueden enfocarse en ofrecer soluciones a problemas sociales. Mientras mas competencia hay, mas certeza hay de que llegaremos a la solución que complazca a la gran mayoría de personas. Si nos va bien, tal vez el producto se lanza en otras ciudades, ayudándonos a crear un ecosistema de tecnología e emprendimiento.

En los siguientes días voy a escribir más sobre qué significa un Quito inteligente. Mientras tanto, les dejo para que contemplen cuales otros problemas podrían resolverse por brindar más información.

Gracias a Jaime Izurieta por la conversación que provocó este post.  

Anuncios

Acerca de Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.
Esta entrada fue publicada en ciudad inteligente, ciudades inteligentes, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Parqueo en Un Quito Inteligente

  1. Andrés Vallejo dijo:

    ¡Bien! Qué idea tan creativa. Eso es lo que se necesita, que empecemos a ver la ciudad con otros ojos y saliéndonos de las soluciones de siempre. Sin embrago, me pregunto si la “ciudad inteligente” no es más bien la que usa su creatividad en otra cosa que no sea facilitar la oferta de parqueos para los carros. Los efectos nocivos de los parqueos, más aún en una zona residencial de alta densidad que se está transformando en mixta, son conocidos (facilitan y por tanto incentivan el uso del carro, causando más tráfico). En este caso, creo que lo mejor es que los parqueos privados de los edificios permanezcan vacíos durante el día y seguir confiando (y empezar a utilizarla sistemáticamente) en la vieja grúa y las molestias que causa a los infractores (que eso son, y no víctimas inocentes). La manera más efectiva de gestionar el tráfico es a través del manejo de parqueos. Por un lado, haciéndolos escasos y encareciéndolos. Por otro (para evitar el tráfico generado por los que dan vueltas buscando estacionamiento), limitando el tiempo que un carro puede permanecer en un mismo estacionamiento, promoviendo la rotación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s