Un Quito Inteligente Borra la Línea entre Gobierno y Pueblo

por @EcuaMatt 

Image

A los quiteños y los ecuatorianos en general les encanta representar al gobierno como la maldad de la sociedad. Los burócratas son vagos y corruptos, los políticos son tontos oportunistas. Como el muro que separa Westeros de las tierras salvajes en Juego de Tronos, el muro de cinismo se vuelve un mito que se auto-perpetúa. Por mancillar a cualquier persona buena que se mete en la política, nos aseguremos que solamente los valientes y los sinvergüenzas se encargan del labor desagradecido de gobernar.  

Para mí, uno los desarrollos más desafortunados en la historia de gobernanza es el divorcio de gobierno y pueblo, tema que he tratado con más profundidad en este otro artículo. Por ver al gobierno como algo separado del pueblo, nos aliviamos de responsabilidad por su buena gestión, y encargamos a una minoría de personas con el trabajo de cumplir con los deseos de la gran mayoría. Es un sistema diseñado para fracasar.

Con un Quito verdaderamente digital e inteligente, el resultado sería volver a hacer borrosa la línea entre los gobernantes y los gobernados. Me explico.

Como personas desconectadas el uno del otro, tiene cierto sentido tener a no sé cuántos miles de personas dando 100% de su tiempo para servir  el bienestar de los demás.

Como personas conectadas, en cambio, tener el 0.01% de la capacidad de millones de personas sirviendo el bienestar de todos es más efectivo y eficiente.

Los ejemplos de cómo podríamos mejorar la ciudad estando conectados son sin límites.

Por ejemplo, en mi barrio, la Gonzalez Suarez, casi todos los edificios tienen guardias. Los guardias, no obstante, no son conectados a la policía ni el uno al otro.

Si llegaría a pasar algún robo, ¿no sería mejor tener los todos los guardias atentos al hecho y con capacidad de comunicar rápidamente a la policía? Así fue la estrategia, por ejemplo, de revivir el barrio de San Isidro en Lima. Por crear una red de comunicación entre la polícia y los guardias privados, se complicó mucho el trabajo de los delincuentes acostumbrados de poder llevar a cabo su labor sin interrupciones.

Les doy otro ejemplo.

El gobierno de Quito gasta millones en desarrollar una estrategia de turismo, lo cual resaltan algunos pocos puntos de referencia.

¿qué pasaría si todos los quiteños podríamos subir a una aplicación nuestras rutas favoritas de ciclismo y excursionismo?

Al hacer accesible estos datos, la actividad turística, tanto local como de extranjeros, aumentaría, porque ofreceremos más opciones.

Es más, tendríamos una mejor distribución de recursos generados del turismo, porque ya no se concentrarán en el céntrico histórico, la panecilla, etc. Nono, por ejemplo, podría volverse un destino turístico sin que el gobierno tenga que gastar millones en turismo.

Les doy otro ejemplo: en la India el problema de ausentismo de los médicos es muy grave. Muchos médicos cobran un sueldo sin completar la semana laboral, dejando a sus pacientes sin servicio.

Para resolver el problema, una ONG en India creó un sistema para que los pacientes puedan reportar el tiempo de espera en cada hospital por SMS. Al agregar los datos, el gobierno puede entender cuales son los hospitales donde los médicos están faltando.

Y para mí ejemplo final, toco un tema que me es extremadamente importante: los perros callejeros.

No es necesario ni el destino que en Quito haya tantos perros callejeros. En Nueva York, por ejemplo, sería difícil encontrar uno solo. El tema no solamente es de cultura, porque hay muchos quiteños que nos gustaría tratar de ayudar resolver el problema. El desafío es estructural.

Que tal, entonces, si tenemos una aplicación que se llama “Empatita.” Cuando encuentras un perro callejero, puedes automáticamente encontrar personas cercanas que están dispuestos a aceptar perros callejeros y ayudarles encontrar un hogar. Con 2-3% de la población enfocada en resolver el problema, podríamos bajar las barreras a salvar un perro suelto, y poco a poco podríamos crear un Quito donde los perros siempre tienen dónde vivir.

En otras palabras, muchos de los servicios que queremos ofrecer o problemas que queremos resolver se podrían solucionar con la atención dedicada de un porcentaje pequeño de la población. El desafío es lograr conectar a las personas con las mismas pasiones y voluntad para facilitar su colaboración.

La gran promesa del internet es que nos permite formar nuevas comunidades sin fricción. Para un municipio que quiere mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, ya no es necesario enfocarse tanto en “proveer” servicios, sino “facilitar” servicios. En otras palabras, el municipio necesita ayudar a Quito ayudar a Quito, ayudar a Quiteños ayudar a Quiteños, y al generar más contacto, generamos más empatía, más solidaridad, más sentido de comunidad.

En lugar de tener muchos haciendo poco, hagamos que pocos hacen mucho. Borremos esa línea entre gobierno y pueblo, y responsabilizemonos como pueblo de crear el Quito que queremos. Lo pueden llamar ciudad inteligente, o lo pueden llamar ciudad digital. Para mí, es ciudad, en su más pura y maravillosa esencia.  

Anuncios

Acerca de Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s