Como emprendedor, vivo en el futuro y rehuso distraerme con el presente.

Por Matthew Carpenter-Arévalo @ecuamatt

“El futuro ya está aquí, sino que está mal repartido.”

Aquellas palabras de William Gibson, el escritor de ciencia ficción, representan mi liberación del presente.

Como emprendedor tecnólogo e inversionista en este país, mi objetivo es ayudar hacer llegar el Ecuador al futuro prometido, y ayudar hacer llegar el futuro prometido al Ecuador. Para cumplir con ese papel, necesito vivir en el futuro: no puedo sobre-pensar en el presente.

¿qué es ese futuro?

Creo que con la ubicuidad del internet y la telefonía móvil, estamos creando la fuerza más democratizadora que hemos visto.

El campesino de Cotopaxi, por ejemplo, ahora puede tener en su bolsillo la suma de todo el conocimiento de la historia del mundo. Lo que antes era la gran brecha entre los ricos y los pobres-acceso a la información-es cada vez menos ancha. En mi vida, esa brecha desaparecerá.

Información = poder, y mientras más información damos a los ciudadanos, más poder damos a los ciudadanos. Estoy convencido que en mi generación veremos el apoderamiento más grande en la historia del mundo. Son fuerzas que ningún poder, sea del sector público o el sector privado, puede parar, porque son universales dentro de un mundo cada vez más interconectado. Ningún país va a sobrevivir en un vacío. Ninguno.

En las últimas semanas en Ecuador ha habido varias decisiones políticas que me han desmotivado y desanimado, y hasta me han dado miedo. Quiero que haya condiciones en el Ecuador para que el emprendimiento florezca, ya que, como dije en GKillCity.Com, para mí no hay nada más revolucionario dentro de un sistema capitalista que emprender.

No obstante, a pesar de las tendencias actuales, rehuso dejar que el presente me distraiga de mi visión del futuro.

Cada gota de energía que gasto en preocuparme del presente es una gota de energía que no gasto en ver cumplida mi visión para mi empresa, para el ecosistema de emprendimiento en Ecuador, y para el mundo entero.

Al final, un país es más que un gobierno, más que un gobernante, más que una empresa, y más que una persona. Mi resistencia no puede ser controlada por factores externos: mi bienestar, mi paz interna, mi visión, tienen que ser dirigidos por factores internos capaces de ignorar los charcos en el camino para seguir enfocado en el destino.

¿es posible que me engaño? Desde luego que sí. Siempre hay buenas razones para ser pesimistas, pero el emprendedor necesariamente tiene que ir contra-corriente, incluso cuando las personas mas cercanas le tratan de convencer de que todo se va al carajo.

¿estoy preocupado de qué pasará con el fruto de mi trabajo? Desde luego que sí, pero sigo adelante sabiendo que, no importa qué pasa, no voy a morirme de hambre y mis hijos tampoco.

Son tiempos difíciles para los que creemos que el emprendimiento pueda crear un Ecuador cuyo futuro sea muy distinto a su pasado.

Hay una sombra sobre la idea de qué el emprendimiento puede ayudar liberarnos de las cadenas que han enraizado problemas endémicos como la pobreza, la desigualdad, la falta de competitividad, etc.

En momentos así, encontramos comodidad en los clichés que dictan que el empresario es egoísta malo y el burócrata solo quiere castigar a los exitosos. Los clichés sirven para reducir un debate complejo en lógica simplista, y los sabios siempre deben desconfiar en la complejidad convertida en las visiones simplistas.

Sobrevalorar el sentido común es para las masas, y yo prefiero hacerle caso a Steve Jobs cuando dijo, “manténte hambriento,  manténte insensato.” Ojo que no dijo, “manténte hambriento, excepto cuando….”

Los emprendedores tenemos que vivir en el futuro, por más insensato que sea. Si no podemos visualizar ese futuro, si no podemos verlo dentro de nuestro alcance, ese futuro simplemente desaparece.

¿y si no nosotros, entonces, quién? 

Que tengan el presente los que quieran vivir en el presente; yo voy a vivir en el futuro, con una vela prendida. No hay que vivir de la esperanza de otros cuando la podemos crear nosotros. Que nadie nos quite la visión de la promesa del Ecuador que ya se ve en camino. El futuro ya mismo viene: solo faltan pastores. Seamos pastores.

Anuncios

Acerca de Matthew Carpenter-Arevalo

A former Google and Twitter manager, Matthew Carpenter-Arévalo is the founder and CEO of Céntrico Digital, Ecuador´s foremost boutique digital marketing agency.
Esta entrada fue publicada en Eco-Sistemas, Ecuador, Emprendimiento, Gobierno. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s