Todo comenzó cuando subí en un taxi pirata en Quito

por @ecuamatt

Todo comenzó cuando subí en un taxi pirata en Quito. Luego le pregunté al taxista qué tal, y me dijo “todo bien, tú eres la primera víctima de la noche.”

En general no soy tan torpe para subirme en un taxi pirata, pero ésta vez actué impulsivamente sin pensarlo bien. Parte de mi negociación interna era que iba acompañado con mi miedosa perra callejera Nena. “Si intenta algo,” me dije, “tendrá que lidiar contra karate canino.”

IMG-20150314-WA0000

Es más miedosa en la vida real

Pensando en mi posible secuestro, decidí sacar la máxima cantidad de información personal posible del chofer para luego ayudar a los peritos re-construir su perfil psicológico.

¿cuanto tiempo vas manejando taxi?

“desde recién mi jefe, me falló el negocio y estoy levantando capital semilla” dijo con una sonrisa.

Me picó el interés saber que era emprendedor, y le pregunté más sobre qué pasó.

“Tuve un sitio de hamburguesas, y eran hamburguesas muy buenas, pero estuve mal ubicado. La gente en ese sitio no está dispuesto a pagar por un producto de calidad.”

Conversamos un rato sobre las hamburguesas hasta que me me confesó que era su segundo emprendimiento. Me contó que también tenía un hogar de ancianos dónde trabajaba con mascotas y mayores, pero que la crisis económica hizo que algunas familias optaron por no dejar sus familias ahí y también falló.

Cuando hablamos del futuro, me dijo otra vez que estaba levantando capital semilla en el taxi para volver a las hamburguesas. “Estoy convencido del producto,” me dijo, “y me gusta mucho el negocio. Tengo otro sitio en mente pero tengo que conseguir el dinero primero. Una vez que lo tenga voy a abrir allí.”

Creo que a veces en Ecuador tomamos por dado que hay un espíritu de emprendimiento tan profundo en el país. El Señor había fallido dos veces, y aunque no estoy de acuerdo con los taxis piratas, admiro mucho su espíritu. No se quejaba de la crisis, ni echaba la culpa a otros. Vio sus fracasos como contratiempos lamentables pero que no le iban a distraer de su visión de éxito. Me hizo pensar que el drama que vivo de emprendedor es tal vez empeorado por mi propia capacidad de crear drama. Si pierdo mi negocio haré otras cosas, pero dudo que llego al punto de tener que manejar un taxi pirata.

Y allí es cuando me di cuenta que la crisis es muchas cosas, pero más que todo la crisis es la mejor excusa para justificar la mediocridad. 

Por ejemplo, recién solicité una tarjeta de crédito empresarial del Produbanco, el banco que busca ser el peor banco en todo el Ecuador. Después de demorarse 2.5 meses en tomar una decisión, rechazaron nuestro pedido. A pesar de que nuestra empresas matriz va años con el Produbanco, y a pesar de mover miles por sus cuentas cada mes, me dijeron que no. ¿Su excusa? “es que, la crisis.” BullShit. Acepto que me nieguen por la crisis, pero no acepto que se demoren 2.5 meses en tomar una decisión: esa mediocridad existía antes de la crisis, pero ahora tenemos una nueva excusa para justificarla.

No me mal-entiendan: la crisis es real. Algunos hemos sentido su impacto por sufrir atrasos en pagos y hasta hemos tenido que dejar salir gente.

Pero como dijo Isabel Noboa, y como refleja la actitud del emprendedor taxista, “sí hay una crisis, y he decidido no participar.

Una economía no mueve siempre en la misma dirección: algunas industrias son contra-cíclicas, y otras empresas crecen mientras su competencia sufre. Los que ofrecen innovación que produce más eficiencia ganan, mientras las empresas que luchan por demostrar su valor sufren, pero mientras algunos sufren de verdad, otros usan “la crisis” para justificar su pereza, falta de calidad de servicio, o falta de ganas.

La crisis económica es momentánea: la crisis de mediocridad ha durado un buen tiempo en instituciones como el Produbanco. La crisis es real, pero podemos elegir nuestra reacción frente a la crisis.

Cuando me dejó el taxista, le di una propina para el fondo y le dije que esperaré la notificación de mis acciones. Me agradeció y siguió en su camino. Me dejó un impacto profundo y me agregó un valor mucho mayor que el servicio de transporte. La demanda y ciertos productos y servicios va a variar: la demanda para valor nunca para.

 

 

 

 

 

Publicado en Ecuador, Emprendimiento | Etiquetado , , | 1 Comentario

¿Qué pasa cuando se bloquean las imágenes en Twitter en Ecuador?

Cuando trabajaba en Google tenía un compañero ingeniero de alto rango en el equipo del buscadores. Una vez estuvimos en camino entre la bahía del Sur de San Francisco y la bahía del Norte cuando recibió una llamada. Por su tono y urgencia pensé que Google había caído. “Sí, llego, llego en seguida y lo veo.” Cuando colgó le pregunté qué pasó.

“Hubo un error de servidor,” me dijo.

“y el impacto es grande?”.

“Bueno, si vives en el nor occidente de los Estados Unidos y haces una búsqueda en Ruso, vas a notar una latencia.”

Hoy en la mañana los usuarios de Twitter notaron que los diferentes clientes y navegadores no mostraron imágenes. Asumieron inmediatamente que hubo algún tipo de censura por parte del gobierno y relacionado con la aprobación de las enmiendas constituciones. Una política de renombre hasta mandó mensajes avergonzando al gerente de Twitter por permitir esa censura, sin entender una gota de qué hablaba.

Aunque me preocupan las enmiendas y la censura en Ecuador, eso no fue mi primera reacción.

Por más que son grandes, las empresas tecnológicas sufren de apagones todos los días, y la mayoría de las veces las empresas no responden públicamente. Muchas veces aquellos errores se dan en regiones no tan relevantes para la empresa (como Fiji, Bhután, y Ecuador), y no sienten la necesidad de responder.  Como dijo @aldocassola Screen Shot 2015-12-03 at 9.41.35 AM.png

Esas cosas pasan. Algunos creen demasiado conveniente que hoy es un día cuando el gobierno va a hacer una tontería, pero en la larga de la historia del Ecuador son pocos los días que no pasa una tontería. La coincidencia es poco coincidental. Resolviste el problema por reiniciar tu aplicación o navegador. Eso fue todo.

Ahora es justo preguntar, ¿puede el gobierno bloquear imágenes en Twitter? La respuesta es sí. Cuando trabajaba en Twitter lo vimos pasar en Venezuela: el gobierno bloqueó las imágenes y tuits usando hashtags específicos. Sin entrar en detalles específicos, hay que pensar que la información nos llega a través de un río, y hay varios puntos en ese río donde gobiernos pueden ejercer influencia, sin que la empresa pueda hacer mucho. Así fue que el gobierno estadounidense pudo infiltrar las comunicaciones privadas de los ciudadanos como reveló Edward Snowden.

Screen Shot 2015-12-03 at 10.04.11 AM.png

Si Twitter encriptara todos los tuits podría ser una solución, pero muchas empresas no lo hacen porque su servicio se vuelve más lento, entre otras cosas. No me sorprendería, sin embargo, que lo hacen en el futuro.

Entonces mi conclusión es que el gobierno si puede filtrar imágenes y tuits, pero no hay evidencia que eso fue lo que pasó hoy. Yo investigaría un poquito más antes de declarar la guerra civil.

p.s. si te preocupa la censura, te recomiendo instalar un VPN (virtual private network). Te conectas al VPN y estás navegando de otros países y evitas cualquier bloqueo sobre tu IP nacional. No recomiendo usar VPNs gratis como HOLA! porque son inseguros. Al acceder a la red de otra gente, también estás permitiendo que otros usen tu red, y pueden realizar actividades ilícitas y luego la culpa es tuya. HideMyAss, por ejemplo, es un servicio de renombre.

 

 

Publicado en Gobierno, Politica, Uncategorized | 1 Comentario

Que vengan los cubanos! Razones económicas y morales para dejarlos entrar en Ecuador

por @ecuamatt

El nivel de hipocresía en el debate sobre la aplicación de visas sobre cubanos en Ecuador es más impresionante que las maniobras del Cirque de Soleil.

Screen Shot 2015-11-29 at 7.55.17 AM

Primero, es más que triste que los mismos ecuatorianos que se quejan de tener que sacar visas para viajar a cualquier país ahora exigen visas para los cubanos. Si buscas el beneficio de la duda para ti mismo tienes que estar dispuesto a darlo también.

Segundo, me hace reír y llorar que miembros del oficialismo que admiran a Fidel y hablan de las matices del modelo cubano y solidaridad latinoamericana ahora caen bajo la presión del discurso derechista/nacionalista.

Tercero, ningún pueblo “católico” puede negar refugio a personas desesperadas. Los israelitas eran refugiados. María y José eran refugiados que tuvieron que escapar un dictador maniático (Mateo 2:13-15). Estamos por celebrar la memoria el nacimiento de Jesús en un pesebre. Si hay un pueblo que debería mostrar empatía hacia los migrantes, son los creyentes de Jesús.

Cuarto, Ecuador es un país que logró salir adelante de una crisis financiera gracias al envío de remesas. Aquellas remesas todavía representan un ingreso importante: el año pasado los migrantes ecuatorianos en Europa mandaron 1.2 mil millones de dólares al país. En sus momentos más desesperados el Ecuador mandó más que un millón de migrantes al exterior. Algunos eran ladrones, pero la mayoría era gente humilde y valiente que sacrificó todo para el bienestar de su familia y su país. ¿con qué cara hablemos de cerrar las fronteras a los cubanos?

Más allá de exigir coherencia y humildad de nosotros mismos, hay razones morales y económicas de dejar entrar los cubanos.

Moralmente hablado, tenemos una obligación de recibir gente escapándose de una dictadura. Aquellas obligaciones son definidas por los tratados internacionales que Ecuador ha firmado. Esos mismos tratados protegen a los ecuatorianos, y si en algún momento tenemos una dictadura de derecha o de izquierda que silencia a sus oponentes por meterlos en la cárcel, dependeremos del respeto incondicional de los derechos otorgados por esos tratados.

Económicamente hablando, el argumento del movimiento anti-migratorio depende de una idea económica falsa, y esa idea es que una economía es estática, con una cantidad limitada de trabajos. Si vienen cubanos, quitan trabajo de los ecuatorianos, empeorando el desempleo. Tal idea no podría ser más equivocada, y más peligrosa por un país en desarrollo.

Les doy un ejemplo simple: Silicon Valley es la zona más próspera del mundo, y más que la mitad de las empresas allí tienen un fundador extranjero. ¿existiría Silicon Valley si los Estados Unidos aplicara políticas anti-migratorias? Google, Whatsapp, Facebook, todos tienen cofundadores extranjeros. Steve Jobs, fundador de Apple, es coincidentemente hijo de un migrante sirio.

En general, si nadie quiere migrar a tu país es un señal negativo y si la gente quiere migrar a tu país es uno señal positivo.

Por ejemplo, nadie busca migrar a Korea del Norte o Somalia por obvias razones. Un país no se desarrolla por sostener una escasez de talento para asegurar empleo para personas talentosas. Un país se desarrolla por tener una abundancia de talento que genera nuevas oportunidades.

Los cubanos como pueblo son únicos porque representan personas extremadamente educadas pero cuyo talento no puede ser explotado ni premiado debido al anticuado sistema económico centralizado. Vaya a cualquier empresa tecnológica en el Ecuador y es muy probable que te topas con programadores cubanos. Les contratamos porque son buenos, y gracias a su aporte podemos crear empresas que generan cada vez más empleo, tanto para ecuatorianos como para los extranjeros que viven aquí.

La solución de crear más empleo en Ecuador no depende de limitar la oferta de talento: mientras más talento humano tenemos en Ecuador, más empleo podemos generar. Por más que nos debe doler las situaciones económicas en Cuba y Venezuela, también representan oportunidades maravillosas para el Ecuador: gente talentosa sale de esos países buscando aplicar su talento y conocimiento. Nuestras empresas pueden crecer y volverse más competitivos gracias a la aplicación del conocimiento que llevan esas personas. 

Un país dolarizado como Ecuador tiene desventajas innatas en competir con sus vecinos por exportar productos parecidos. Si queremos diferenciarnos y crear un futuro más próspero, tenemos que batallar en tres frentes:

Primero, tenemos que mejorar la educación pública para explotar al potencial máximo de todos los ecuatorianos.

Segundo, tenemos que crear las condiciones para que el emprendimiento florezca en el Ecuador. Los que buscan en migrantes la culpa de nuestra falta de prosperidad serían más útiles por re-enfocar sus energías en reformar las leyes que nos gobiernan. Aquí van mis sugerencias.

Finalmente, para acelerar nuestro crecimiento deberíamos buscar atraer más migrantes que contribuyen a nuestra competitividad. 

Las olas de migración del siglo 20 del medio-oriente, de España, de Argentina y Chile, al Ecuador sólo nos han beneficiado. Nosotros como pueblo sólo hemos beneficiado de poder migrar a España y los Estados Unidos. Los países más anti-migración son los países cuyos futuros económicos son más vulnerables. Qué vengan los cubanos. Que vengan los venezolanos. Que prospere el Ecuador.

 

 

P.S. Alguien me mencionó que la aplicación de visas de los cubanos es una medida destinada a parar el tráfico de personas en el comercio de sexo.  La policía debería buscar parar el tráfico de personas por investigar crímenes y desarmar las redes de tráfico humano, no por aplicar visas al pueblo entero cubano.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Ecuador, Emprendimiento | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Es posible que Grupo TvCable te está cobrando por velocidad que no te dan. El caso de #secuestrotvcable

Hoy en la mañana tuve que secuestrar a tres técnicos de Grupo TvCable @grupotvcableec. No lo quise hacer, pero después de 6 visitas técnicas no encontré otra solución. Los técnicos eran bien tratados de acuerdo a la convención de Ginebra. Les dejamos algunos minutos de ejercicio al aire libre y permitimos que se comuniquen con sus familias. En total #secuestrotvcable duró un total de 40 minutos. Les dejé bajo en control de mi jefe de seguridad:

Screen Shot 2015-11-25 at 10.27.10 AM.pngPor qué me vi obligado a tomar medidas drásticas?

Hace mas o menos un mes hice una prueba de velocidad de Internet después de ver que era imposible cargar videos de YouTube. En lugar de recibir los 7 megas que pago, estuve recibiendo 1.6 megas. Llamé a TvCable y me ofrecieron una visita técnica.

Screen Shot 2015-11-25 at 10.24.09 AM

Llegó la hora de la visita técnica y el técnico me confesó que hubo un rayo que quemó muchos equipos y que había que cambiar todos los equipos de la zona. Él no tenía el equipo y me pidió que haga otra cita.

Hice otra cita y el técnico llegó sin el equipo. “no, no hay equipos en la bodega, hay que hacer otra cita.”

Espero la cita, pero el técnico nunca llega. Llamo a TvCable y me dicen que no hubo cita. Me programan otra cita. Les dije que no vengan sin el equipo.

El técnico llega, cambia el equipo, y se va sin corregir el problema de la velocidad. A pesar de tener el nuevo equipo, no hay cambio de velocidad.

Llamo y hago otra cita. Viene el técnico y me dice que no es el equipo, sino un cambio interno que tienen que hacer. Hace otra cita, y otra vez llega la hora y no aparece nadie. Llamo y les explico, y me insisten que tienen que hacer otra visita técnica.

Llegan los técnicos y me dicen lo que ya sabía: insisto en que me arreglen ese rato. Llaman a su supervisora y ella le escucho decir, “dile al cliente que tiene que esperar, que tiene un contrato viejo y esos contratos no estamos actualizando todavía.”

Eso fue el momento en que, como decimos en inglés, la mierda se fue contra en ventilador.

Screen Shot 2015-11-25 at 11.19.32 AM.png

Les dije a los técnicos que no se iban a ningún lugar, y volví a llamar al contacto que tenía en el centro de operaciones. Me dijeron que no pudieron resolver mi problema pues la persona encargada en el departamento indicado no contesta. Le dije que no iba a colgar el teléfono ni dejarles ir hasta que resuelvan el problema.

Después de media hora hablé con la misma supervisora indiferente que me dijo que iban a hacer los cambios por su lado para poner la velocidad al nivel que estoy pagando. En otras palabras, desde el cambio del equipo no era necesario ninguna visita técnica. Había que actualizar el sistema por su lado. Sabían que eso tenían que hacer, pero por alguna razón no querrían porque decían que “tu contrato es viejo,” como que eso me importaba a mí. Después de varias horas de espera, lograron resolver haciendo una actualización por su lado.

Qué nos enseña #SecuestroTvCable?

Screen Shot 2015-11-26 at 8.30.33 AM

Muchos clientes de @grupotvcableec tienen equipos disfuncionales y están pagando el servicio igual. TvCable no les avisa proactivamente.

  • Muchos clientes están pagando por velocidades que no reciben. Grupo TvCable depende de que no se enteren.
  • Los técnicos de Grupo TvCable tienen el incentivo de cerrar tickets, no resolver problemas. No hay que dejarles salir de tu casa sin resolver el problema.
  • TvCable no tienen el historial de sus clientes, y así te quedas estancado en el laberinto. Cada visita técnica es una visita nueva, no la continuación de una historia.
  • El servicio al cliente de Grupo TvCable es un laberinto que se auto-perpetua. Grupo TvCable espera que los clientes se desesperen en el laberinto en lugar de resolver sus problemas.
  • Grupo TvCable depende de que sus clientes sean giles. Durante más que un mes pagué por un servicio que no me daban. Ellos sabían, y me cobraban igual. Soy tecnólogo entonces me enteré, pero muchos no se enteran.
  • Más que 500,000 personas se enteraron de mi problema con GrupoTvCable, y no tuvo que ser así. 

Mucha gente no se da cuenta de la diferencia entre una velocidad y otra. Por ende, la diferencia entre Grupo TvCable y NetLife, por ejemplo, es el servicio al cliente. En otras palabras, el servicio al cliente ES el producto principal que venden.

Grupo TvCable todavía vive en el mundo en que se puede aprovechar de clientes y abusar de ellos y esperar que su gran participación en el mercado se mantenga. La única manera que mejore es que las personas dicen Ya Basta.

Por ende, si te pasa a ti, mi recomendación es no dejar ir los técnicos hasta que resuelvan el problema. No les culpen a los técnicos: muchos son tercerizados y no llevan la culpa de la empresa matriz. No obstante, Grupo TvCable no te ayudará al menos que lo exija, y la única cosa al que respondan es la presión. Así que si te pasa a ti, usen el hashtag #secuestrotvcable y nosotros los otros abusados te apoyaremos. Merecemos mas. Merecemos mejor.

Finalmente, Ojalá que Grupo TvCable aprenda que cada cliente es un medio de comunicación, y que sus errores representan oportunidades de aprender y cambiar. Sin más, me despido.

si quieres saber si recibes la velocidad que pagas, prueba en http://www.speedtest.net. 

Screen Shot 2015-11-25 at 11.21.00 AM

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

El fascismo regresa a Europa (pero hay una grieta por donde entra la luz, dijo Leonard Cohen

Este artículo fue publicado originalmente en http://www.gkillcity.com. Lo puedes encontrar aquí 

Mi abuelo mintió sobre su edad para poder ir a la Segunda Guerra Mundial. Querría acompañar a sus tres hermanos mayores a combatir el cáncer que era el fascismo de Hitler. Cuando llegó a Europa y sus superiores se enteraron de que tenía solo quince años, lo hicieron chofer de ambulancias: transportaba heridos y muertos entre el frente de batalla y los hospitales en Inglaterra, Francia, y Holanda. A diferencia de las otras ramas de mi familia que mandaron sus hijos a la guerra para nunca regresar, los 4 hermanos volvieron, pero mi abuelo regresó con dos enfermedades: tuberculosis y estrés postraumático (PTSD en inglés). La tuberculosis lo internó en un hospital. El alcohol —su remedio para el PTSD— lo mató cuando su hígado falló después de muchos años de abuso. El alcoholismo sigue ejerciendo influencia en nuestra familia: el trauma de la última guerra contra el fascismo trasciende generaciones.

El viernes de noche el fascismo regresó a Europa en la forma de una masacre de inocentes. Aunque todavía no sabemos todo sobre los autores y sus motivos, según un comunicado difundido por varios medios, el Estado Islámico se ha atribuido su autoría. En esta nueva encarnación, el fascismo no llega en la forma de un ejército nacional liderado por un psicópata ávido de poder, sino en la de un movimiento religioso extremista. En lugar de invadir con miles desde fuera, busca el colapso interno de las sociedades que ataca. Crean espectáculos mediáticos que magnifican el impacto de actos terroríficos: buscan que su presencia sea sentida en toda parte, aunque estén físicamente ausentes. Quieren que los seres humanos vivamos cada día a través del filtro de nuestro miedo más biológico, viendo amenazas donde no hay, categorizando el mundo en buenos y malos, perpetuando la victimización de inocentes. La respuesta de nuestros líderes políticos, nuestros medios y nuestras sociedades determinará cuán exitoso serán los terroristas en lograr su objetivo.

La tuberculosis es una enfermedad latente cuyas síntomas desaparecen e intensifican sin aviso previo. El fascismo funciona de una manera parecida: aunque con Hitler cayó el fascismo institucional en Europa, la enfermedad aprovecha las malas condiciones sanitarias y se transmite por el aire. Los historiadores dirán si la invasión de Irak por el segundo presidente Bush de lo Estados Unidos creó esas condiciones, al generar el Estado fallido necesario para que una organización como el Estado Islámico pueda nacer y fortalecerse. También analizarán si la indecisión de los líderes mundiales sobre el destino del presidente sirio Bashar Al-Assad catalizó las múltiples guerras proxy —instigadas por superpotencias que no participan directamente en ella— que han convertido a Siria en un campo de matanza y en un diáspora que ha expulsado a sus ciudadanos por toda Europa. Debatiremos quiénes son responsables de haber dado a los terroristas tierra para conquistar, campos de guerra para mejorar su oficio, y una plataforma para sus actos horrorosos.

En aquel momento tendremos el lujo de pensar de estos actos como una parte fea de nuestro pasado: ahora nos toca reconciliarnos con la batalla del presente. A diferencia de la generación de mi abuelo, tenemos nuevas armas. Más que el objetivo de matar a todos, el fascismo intenta dividir el mundo en dos, provocando resentimiento, odio, y violencia de un lado hacia el otro. El fascismo es discursivo y requiere la preeminencia de una narrativa sobre otras narrativas: en el caso de Hitler, tenía que convencer a los alemanes que eran superiores a los demás, y que los judíos, gitanos, homosexuales, comunistas y tantos otros eran aberraciones que había que extinguir. Crear este mundo binario es más fácil cuando uno puede controlar los medios para evitar la promulgación de narrativas que contradicen el discurso oficial.

Hoy, gracias a Internet, el poder mediático está más distribuido, y aunque los fascistas se aprovechan de los nuevos medios para llamar la atención a su brutalidad y difundir sus mensajes de supremacía divina, la misma naturaleza democrática de los nuevos medios nos permite contrarrestar aquellas narrativas simplistas. Gracias a los nuevos medios podemos, por ejemplo, volver a ver la belleza de los seres humanos cuando un grupo pequeño de franceses respondieron a los ataques abriendo sus puertas a turistas extranjeros incapaces de llegar a sus hoteles por los ataques a través del hashtag #porteouverte (#puertaabierta). Lo que comenzó como un movimiento pequeño se difundió hasta ser tema de discusión mundial. En lugar de caer en el juego de discriminar arbitrariamente, cristianos y musulmanes que comparten un mismo rechazo de los actos se juntaron en solidaridad. En lugar de dejar que la tragedia los separe, los residentes de París la usaron para fortalecer su compromiso con la libertad, igualdad y fraternidad.

Solo unos días después de los ataques, es difícil saber cómo reaccionará el mundo. Pero a diferencia de la última batalla contra el fascismo, ésta vez vivimos en la época de información en que la ignorancia es una elección. Podemos resistir las fuerzas que atentan contra los valores de democracia, apertura, aceptación, pluralismo y celebración de diversidad. Podemos rehusar volvernos víctimas de mentalidades mezquinas y rehusar esa paradoja de sacrificar nuestras libertades para, supuestamente, proteger nuestra libertad. Podemos resistir el miedo que nos provocan los terroristas, no por ser ingenuos sobre sus capacidades, sino porque sabemos que los valores que apuntalan nuestras sociedades liberales son lo suficiente fuertes para resistir los atentados de un grupo pequeño cuyo mensaje es cada vez más retrógrado en un mundo que avanza hacia una orden cada vez más democrático y libre. Podemos demostrar que los terroristas no hablan en nombre de nadie, y que la vasta mayoría de musulmanes y cristianos están unidos en buscar la paz. Fue más que simbólico que uno de los atentados se dio fuera del partido amistoso entre Francia y Alemania, dos países cuya enemistad histórica no sólo desapareció con el fin de la Segunda Guerra Mundial, sino que  marcaron el inicio de capítulo de paz y cooperación entre los países europeos.

La cara de fascismo regresó a Europa, y la siguiente batalla se dará no solamente en los cerros áridos de Siria o Iraq, sino también en nuestras mentes cuando dos narrativas divergentes choquen. Sabemos cómo funciona y cómo combatirlo: los sacrificios de las anteriores generaciones aún nos sostienen. Leonard Cohen escribió there is a crack in everything: that’s how the light gets in (hay una grieta en todo, y así entra la luz). Al combatir esta nueva forma de fascismo hay que dejar entrar la luz. Es la única manera de encontrar el camino hacia adelante.

Publicado en Cultura, Gobierno, Politica | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Dale más gasolina? No, Gracias

Este Artículo Fue Originalmente Publicado en http://www.gkillcity.com. Encuéntralo aquí

Por @ecuamatt

Durante su visita a Bolivia para la II Conferencia de los Pueblos, el presidente Rafael Correa dijo que el capitalismo mercantilista no va a poder solucionar la crisis medioambiental, y que el socialismo —y su modelo de vivir en armonía con la naturaleza— era la solución para contrarrestar el cambio climático. El argumento de Correa seguramente haría que Elon Musk —el multimillonario empresario sudafricano y heredero de la corona de Steve Jobs como el hombre más innovador del planeta— se ría a carcajadas. Si Musk lo hubiera escuchado es probable que hubiese invitado al presidente ecuatoriano a comparar los logros del socialismo y del capitalismo en cuanto a producir soluciones para disminuir el daño ambiental que cada día es más —y más rápido— en el mundo. Y, si esto sucediera, quizás Correa se daría cuenta que actualmente Ecuador está diseñado para aumentar su huella ambiental.

Las credenciales ambientalistas del socialismo del siglo XXI son la explotación del Yasuní-ITT y los subsidios a la gasolina, y las de Musk —producto emblemático del capitalismo mercantil de los Estados Unidos— se resumen en tres alternativas: Tesla —su empresa de automóviles eléctricos que está revolucionando el transporte mundial—, SolarCity —la empresa más innovadora de energía solar en el mundo—, y Space X —la empresa que busca cómo poblar Marte en caso de que acabemos con esta planeta—. De hecho, mientras los gobiernos siguen debatiendo el cambio climático en conferencias eternas, Musk ha dedicado su vida, talento e inteligencia a desarrollar soluciones que ofrecen un cambio real, usando siempre los mecanismos del libre mercado para convencer a los consumidores de cambiar su comportamiento para encontrar ese equilibrio ambiental de utilizar recursos respetando el medio.

Aunque Musk y el gobierno ecuatoriano representan dos tendencias ideológicas distintas, ¿será posible que algún día ambos trabajen juntos con el mismo objetivo de salvar al planeta? La respuesta es enfáticamente sí pero para lograr ese fin el gobierno ecuatoriano tendría que repensar ciertas políticas tributarias priorizando la estabilidad ambiental del largo plazo sobre los objetivos económicos del corto plazo. Hoy, en 2015, las políticas en Ecuador están destinadas a crear más impacto negativo en el ambiente: el gobierno subvenciona la gasolina y por ende incentiva su consumo que es uno de los causantes principales del cambio climático. Los mismos choferes privados que consumen el combustible subsidiado reciben más subsidios: los dueños de autos, por ejemplo, no pagan por las vías que usan cuando manejan, más bien el país entero subvenciona —a través de ingresos petroleros y recaudación tributaria— la construcción de aquellas carreteras. Además, el chofer privado no paga por el daño ambiental que produce su vehículo: el costo lo asume la población a través de enfermedades respiratorias, y el planeta entero a través de las emisiones de carbono. Este modelo de subvencionar actividades dañinas esconde el costo real de un estilo de vida no sostenible con consecuencias que las futuras generaciones pagarán cuando el cambio climático empiece a sentirse de verdad.

Si este modelo descrito es socialista, le haríamos un gran favor a la naturaleza si lo cambiamos a uno capitalista en el que los consumidores de productos y servicios pagarían los precios reales de su actividades, y si estos costos superan su poder adquisitivo podrían elegir alternativas más sanas y económicas. Más allá de aprovechar las fuerzas del mercado para generar comportamientos más ecológicos, podríamos usar los incentivos del gobierno no para consumir más gasolina sino para dejar de consumirla por completo.

Noruega, el pequeño país nórdico cuyo modelo económico a veces representa el anti-Ecuador, ha ofrecido incentivos a los ciudadanos que se cambien a vehículos eléctricos como Tesla de Elon Musk. En este país, los consumidores de carros eléctricos no pagan impuestos sobre la compra, ni pagan peajes, y pueden usar carriles exclusivos que facilitan su llegada rápida a sus destinos. Para asegurar el éxito de lo carros eléctricos, el gobierno ha ayudado a instalar más de cinco mil estaciones de carga. Este régimen busca que para el 2018 el siete por ciento de todos los vehículos en Noruega sean eléctricos, y si siguen así van a llegar a esa meta. Asia también entiende que el futuro está en los autos sin motores de combustión interna. China, a través de su centro automovilístico Shang-Hai, busca impulsar la compra de autos 100% eléctricos para combatir la contaminación catastrófica que hace irrespirable el aire de sus ciudades principales. Japón, su adversario tradicional, subsidia la compra de autos que usan hidrógeno para poder cumplir su visión: ser una sociedad que produce cero emisiones de carbono. Honda, por ejemplo, en 2016 lanzará un vehículo que utiliza hidrógeno y cuesta alrededor de 60 mil dólares pero cuyo precio bajará a 40 mil gracias a subsidios. Las dos potencias ven a Tesla como un modelo para emular y luego superar: las empresas chinas hasta han abierto operaciones en Los Ángeles para tratar de contratar a los ingenieros que salen de la empresa de Musk. Es evidente que varios gobiernos quieren liderar la producción de autos ecológicos del futuro y ganarle a su competencia a través de subsidios.

Pero si el gobierno ecuatoriano siguiera el modelo nórdico, dejara de subvencionar el uso de motores combustibles y comenzara a subsidiar los autos eléctricos, la pregunta sería: ¿Son prácticos estos automóviles para el ciudadano común ecuatoriano? El nuevo Tesla Modelo 3 puede recorrer —sin cargarlo— 402 kilómetros, la distancia exacta entre Quito y Guayaquil. El problema de ese modelo es que cuesta 120 mil dólares sin considerar las tarifas de importación que aplica este gobierno. El Nissan Leaf, en cambio, recorre hasta 135 kilómetros —de Quito a Ibarra— y cuesta, mínimo, 22 mil dólares. Una serie de modelos híbridos —como el Chevrolet Volt y Toyota Prius (actualmente disponible en Ecuador)— que dependen de una combinación de baterías y motores combustibles, han tenido éxito en Europa y EEUU porque el alto —y real— precio de gasolina que pagan los ciudadanos de aquellas regiones los ha obligado a buscar carros que usen menos gasolina y por ende sean más económicos. La popularidad de estos modelos demuestra que no solamente son prácticos, sino que son el futuro.

Si somos inteligentes y revisamos las tarifas, podríamos quitar el impuesto de importación a los vehículos eléctricos e híbridos y buscar los medios para crear una infraestructura nacional para apoyar su uso, como estaciones de recarga. Ese plan tendría que venir acompañado con la reducción de las salvaguardias en casos específicos y aunque esa medida resulte incómoda para el gobierno, el beneficio de quitarlas sería mayor: tener un parque automotriz más ecológico. La tecnología que permite que el Tesla Modelo 3 recorra una distancia tan larga sin carga no demorará en democratizarse y se volverá más económica haciendo posible que, eventualmente, los autos de motores combustibles se extingan.

Todo esto demuestra que la afirmación del Presidente es equivocada. Lastimosamente (para él), el capitalismo es parte de la innovación producida por las fuerzas del mercado pero no funciona si el gobierno sigue ofreciendo incentivos que producen el fin contrario, como los subsidios a los combustibles. Si Ecuador combina incentivos inteligentes y aprovecha las soluciones que propone el sector privado, podría volverse líder en desarrollar un modelo económico sostenible. Aquella solución convendría a los llamados socialistas como el Presidente y los llamados capitalistas como Musk, y tal vez en ese momento nos daríamos cuenta que el futuro del planeta no pertenece a los socialistas ni los capitalistas, sino a los seres humanos dispuestos a cambiar para priorizar el futuro sobre el presente.

Publicado en Gobierno, Politica, Politicas Publicas, Transporte Publico, Tráfico | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La ambición del Restaurante Urko

Mi artículo originalmente publicado en el blog de Impaqto. Pueden encontrar el original aquí:

http://www.impactoquito.net/blog/la-ambicion-del-restaurante-urko

“La única manera de salvar a las tradiciones gastronómicas es dejarlas adaptarse porque si les pones en un museo, eventualmente van a desaparecer.” – Magnus Nilsson.

​Cuando alguien de afuera viene a visitarme en Quito hay ciertos lugares donde siempre les llevo. Una caminata por el Céntrico Histórico, una parada lenta en la Capilla del Hombre, un canelazo al atardecer desde El Café Mosaico en el Itchimbía, todos forman parte del itinerario convencional para mis visitas, con maravilla garantizada.

Desde hace algunos meses he agregado otra actividad sagrada que siempre recibe la más alta calificación de mis invitados: una cena en Urko, el nuevo restaurante ubicado en La Floresta en Quito que busca generar un impacto cultural por re-concebir la comida tradicional ecuatoriana, desde su forma de buscar ingredientes hasta la interacción entre los chefs y su audiencia.

Ya era hora que Ecuador pusiera atención a su potencial gastronómico. Gracias al despertar de nuestro país vecino Perú, casi todos los países latinoamericanos han entrado en un proceso de reconcebir su cocina tradicional. Mientras Perú se levantó como gigante gastronómico a través de ciertos chefs estrellas como Gastón Acurio, ahora Perú se encuentra con la necesidad de reinventarse para salir de la sombra de esos chefs y evitar  que su comida se vuelva un cliché. Ecuador, en cambio, no sufre de la pesada leyenda de chefs reconocidos a nivel mundial a los que tenemos homenajear: lo único que falta para comenzar la edad dorada de la cocina ecuatoriana son chefs dispuestos a experimentar con lo familiar y ciudadanos dispuestos a sorprenderse al reconocer ingredientes que pensábamos que ya conocíamos.

Tener éxito en el emprendimiento significa anticipar cambios en una tendencia, una industria, y la sociedad y Urko representa eso. En el horizonte un oleaje empieza a formarse, y el equipo de Urko, liderado por el chef Juan Sebastián Pérez y Daniel Maldonado, pretende subirse en tabla con tres hipótesis nuevas. La primera hipótesis del grupo es que se puede crear un restaurante de primera usando ingredientes locales y naturales. La segunda es que los ecuatorianos están dispuestos a volver a conocer estos ingredientes con nuevas presentaciones, y técnicas que no se ha hecho hasta ahora. Finalmente, la tercera hipótesis es que los ecuatorianos estamos dispuestos a experimentar: cada sábado Urko presenta un menú nuevo, tomando el riesgo de crear cosas que el público no ha probado, sabiendo que dentro de los siete platos distintos va a haber éxitos y fracasos. Nosotros los consumidores poco a poco vamos acostumbrándonos a que no estamos pagando por la comida que consumimos, sino la experiencia que los chefs/artistas nos ofrecen.

Pero lo que más me gusta de Urko es la ambición silenciosa que representa su existencia. El equipo entero es excepcionalmente jóven, pero aún así no sufren de los errores que suelen ser visibles cuando hay falta de experiencia en el liderazgo. No se escuchan gritos ni se ve meseros de mal humor. La presión de tener una casa llena no parece afectar al profesionalismo del grupo: entienden que el comportamiento de cada miembro del staff genera la energía que da luz al ambiente. Ese espíritu millennial de no pedir permiso para nada que es simultáneamente admirable y a veces arrogante muestra su mejor cara en Urko: Juan Sebastián no esperó trabajar años como chef de línea, luego sous-chef, y luego chef principal para después lanzar un sueño reprimido de gastronomía. A pesar de su juventud, Urko se atreve a ofrecernos tal vez la mejor experiencia gastronómica en la ciudad sin haber recorrido por los pasos del camino normal.

Como  hincha del fútbol, la experiencia de comer en Urko me hacer acordar de ir al estadio durante la llegada de Liga de Quito al final de la Copa Libertadores en 2008. En el palco norte alguien colocó una pancarta simple que decía, “¿y la copa? ¿por qué nosotros no?”. Dirigiéndose a aquel complejo de inferioridad que persigue a cualquier hincha del fútbol ecuatoriano, el autor lanzó un cuestionamiento que no logró completarse hasta que Pepe Pancho Cevallos tapó ese último disparo y cambió la autoimagen de Liga de Quito y el fútbol ecuatoriano para siempre.

Tal vez Urko no tiene una pancarta abierta dirigida hacia la calle Isabel la Catolica, pero su existencia nos posee la misma pregunta. ¿y por qué nosotros no? Tuvieron que ser jóvenes para romper nuestro concepto de la gastronomía ecuatoriana para que lo volvamos a conocer. Tuvieron que ser jóvenes para despertarnos a un futuro que nos lleva a un nuevo reencuentro con el pasado, y tuvieron que ser jóvenes para que el sabor que sobresalga en todos los platos no sea un ají  o chulpi que goza de una nueva fama, sino la ambición de provocar un nuevo autodescubrimiento. Esa es la razón que me hace volver a Urko: es el comienzo de algo que merece nuestra atención. ¡Bienvenido sea!

Publicado en Cultura | Etiquetado , , , | Deja un comentario