Seis propuestas para resolver el transporte de Quito

Seis propuestas para resolver el transporte de Quito 

Por Matthew Carpenter-Arévalo

Quito en los años Fotografía de la cuenta de tuiter de @economista33. -

Quito en los años Fotografía de la cuenta de tuiter de @economista33. –

La semana pasada publiqué en GkillCity un artículo sobre cómo podemos mejorar en tráfico en Quito. El artículo original se puede encontrar aquí. Empecé por explicar por qué el modelo actual no es sostenible durante el largo plazo, debido a la falta de espacio físico para acomodar el uso creciente de automóbiles particulares. Después hablé del concepto de la ciudad multi-modal, que depende de varios sistemas de transporte inter-conectados. 

El artículo recibió una respuesta bastante positiva, y creo que fue el artículo más compartido que he escrito para GkillCity. Lo que más me agradó fue los comentarios en el post. En general trato de no leerlos, porque suelen ser insultos o tonteras escritas por personas que se ofenden por la expresión de ideas que no corresponden a su modelo de concebir el mundo. En este caso, sin embargo, encontré muchas buenas ideas y discusión dentro de los posts, y como escritor, mi objetivo siempre es provocar un debate elevado a través de la distribución de ideas. 

De hecho, como consecuencia del artículo varias personas que trabajan dentro del municipio, incluyendo la vice-alcaldesa, me escribieron, brindándome más información y en general agradeciéndome por la crítica constructiva. Estoy a la espera de que el artículo se de a más conversaciones y reflexiones sobre cómo vamos a transformar el transporte en Quito para que sea eficiente, efectivo y sostenible durante el largo plazo.

Como siempre, debo mucho a los editores de GKillCity por su incansable trabajo en transformar mi lenguaje torcido en algo consumible.

Les incluyo otra vez el enlace al artículo.

http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/seis-propuestas-resolver-el-transporte-quito 

 

 

Anuncios
Publicado en Quito, Transporte Publico, Tráfico | Deja un comentario

Distribuir información es distribuir poder: entrevista al activista e innovador Matthew Carpenter

Por Matthew Carpenter-Arévalo @ecuamatt

Recién fui entrevistado por Asuntos Del Sur sobre el desarrollo y evolución del gobierno, la sociedad civil y el activismo en general en la época de abundancia de información. Les dejo la entrevista aquí. 

Lo que pasa es que nuestros gobiernos están basados en modelos de escasez de información. Su estructura ha respondido a las limitantes de la distancia, no pudiendo mantener los debates y discusiones con los ciudadanos de manera permanente y recurriendo por ende a la representación. Ahora, eso está cambiando; vivimos en la era de abundancia de la información pues los datos se producen cada segundo y se registran en algún lugar. Las plataformas virtuales y las redes han restado poder a las distancias por lo que “podemos estar virtualmente todos en el Congreso o la Asamblea” (si queremos).

http://www.asuntosdelsur.org/blog/2014/08/11/distribuir-informacion-es-distribuir-poder-entrevista-al-activista-e-innovador-matthew-carpenter/

Publicado en Gobierno, medios de comunicacion, Politica | Deja un comentario

Debemos generar innovación, no controlarla

Esta semana publiqué un artículo en GkillCity.Com sobre mi reacción e interpretación del daño causado por el nuevo código monetario y financiero que prohibe, entre otras cosas, la creación o uso de monedas alternas. Mi objetivo era demostrar que, si queremos cambiar la matriz productiva con el uso de tecnologías que democratizan el acceso al conocimiento, no podemos exigir que esas tecnologías se desarrollan según nuestro criterio. O acompañamos al mundo en transformarse, o quedamos atrás. Hasta cierto punto este artículo es acompañante a otro artículo que publiqué aquí, que se llama Yachay, Cerveza y el Gran Obstáculo a la Innovación Ecuatoriana, y que critica la contradicción en querer generar un parque tecnológico pero por otro lado prohibir las nuevas tendencias tecnológicas que están llegando al país.

El tema de Bitcoin es complico, y no pretendo decir que es una moneda que no tiene deficiencias. No obstante, su crecimiento como moneda altera es innegable, y al prohibirlo, estamos desperdiciando una oportunidad de ser líderes/pioneros en una tecnología que aún puede cambiar el mundo.

Les dejo el artículo aquí.

http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/debemos-generar-innovacion-no-controlarla

Publicado en Emprendimiento, Gobierno, Politicas Publicas, Tecnologia | Deja un comentario

Lo que Rodas cacha que la oposición no entiende

Hace Dos semanas en la revista digital GKillCity.Com publiqué una análisis sobre lo que yo veo como algunos defectos en el discurso de la oposición ecuatoriana que puede, desde me punto de vista, perjudicar su capacidad de volverse al poder. La respuesta al artículo fue, en general, positiva, tanto por parte de los que simpatizan con el gobierno como los que se identifican como la oposición. Mi objetivo fue plantear un debate sobre las tácticas que uso la oposición, y de ninguna forma veo a mi post como un respaldo al actual alcalde de Quito. Más bien, reconozco que el alcalde ha optado por una estrategia diferente, lo cual le permite no caer en el juego de dicotomías en el cual el oficialismo tiende a ganar.

Les dejo aquí el artículo y espero que les guste.

http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/lo-que-rodas-cacha-y-la-oposicion-no-entiende

Publicado en Ecuador, Gobierno, Quito | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La suspensión de @polificcion y la influencia del Gobierno Ecuatoriano en Twitter

Por Matthew Carpenter-Arévalo @EcuaMatt

account suspended

Recientemente se suspendió la cuenta de Twitter de Carlos Andrés Vera (@polificcion), y la verdad es que no sé por qué.

Pudo haber él hecho algo para violar los términos y condiciones de la plataforma, o tal vez los troles del gobierno se organizaron para lanzar muchas quejas contra él simultáneamente, lo cual provoca un bloqueo simultáneo. De hecho, la mayoría de los bloqueos de Twitter son automáticos debido a algún comportamiento, pero luego el caso será revisado por un humano. No tengo duda de que lo van a volver a activar.

Casi inmediatamente algunos han insistido que el gobierno tiene una injerencia en las operaciones de Twitter por ser gobierno o por ser anunciante, lo cual es una tontera total.

Primero, hay que entender que Ecuador es un país chiquito y poco relevante para una empresa multi-nacional como twitter. Pensar que el gobierno ecuatoriano tiene una influencia fuerte cuando Twitter es el enemigo #1 de gobiernos en todo el mundo (Irán, Turquía, por ejemplo) simplemente no cuadra con ninguna realidad fuera del Ecuador.

Segundo, Twitter no tiene interés en ceder su autonomía a ningún gobierno ni anunciante, porque al hacer eso los usuarios irían a otras plataformas más neutrales. Su producto principal es la libertad de expresión, y la empresa entiende que una gran parte de su éxito ha sido poder ser neutral durante conflictos entre gobiernos y pueblos. Siendo esa la fórmula, no van a ceder al gobierno de un país chiquito donde ellos ni siquiera tienen una presencia física.

Tercero, el estado es el anunciante más grande en el Ecuador, pero la parte clave de esa frase es “en el Ecuador”. Al nivel mundial el gobierno es un anunciante chiquito que gasta 1%-2% de lo que gastaría una empresa como Coca Cola.

Cuarto, el gobierno no tiene un contacto directo en Twitter desde que yo salí.

Cuando trabajaba ahí las únicas veces que se pusieron en contacto conmigo era cuando le hackearon la cuenta del Presidente y para pedir la verificación de la cuenta del ministro Alvarado. La compra de publicidad que hace el gobierno es a través de una empresa tercera que no tiene mucha influencia dentro de Twitter. Cuando el gobierno pide información sobre algún usuario para, por ejemplo, investigar un crimen, tienen que pasar por un trámite formal y luego Twitter publica el numero de pedidos.

Finalmente, en otros casos han habido usuarios que han sido suspendidos por violación de copywrite. Si uso tu logo sin autorización, tu puedes (como gobierno, empresa, o particular) exigir que se quite ese contenido, y Twitter, por obligación de la ley DMCA de los EEUU (digital milennium copwrite act) tiene que actuar. Lo mismo pasa con Facebook y Google: una búsqueda simple te puede mostrar cómo automáticamente realizar una queja de DMCA. En un caso muy conocido en el Ecuador, yo personalmente avisé a la dueña de la cuenta suspendida por qué le seguían suspendiendo, pero la persona insistió en continuar publicando el contenido.

En otras palabras, nadie en Twitter está pensando en cómo complacer al gobierno ecuatoriano. Nadie.  No se crean tanto: simplemente no somos tan importantes, y es producto de la naturaleza muy ensimismada de mucha gente pensar que somos el centro del universo (pues, centro figurativo, ya que si somos el centro literal). Twitter no tiene interés en ser árbitro en la pelea de cínicos que se llama la política ecuatoriana.

Tanto el gobierno como mucha gente de la oposición viven convencidos de que su teoría de conspiración es la teoría de conspiración y que todo lo que pase en el mundo tiene que ser interpretado a través de ese filtro.

La verdad, la mayoría de las veces, es mucho más simple.

Epílogo: Una vez una persona me dijo, con toda seriedad, que sabía 100% que los Alvarado controlan a Twitter. Otra vez, hay que ser muy ensimismado y ignorar lo que pasa en el mundo para pensar que dos hermanos en un país chiquito podrían controlar una empresa multinacional. Luego me puse a investigar y me di cuenta de que el origen era una agencia de publicidad en Guayaquil que decía eso a sus clientes porque la empresa que maneja la venta de publicidad de Twitter en EC rehusa pagar una comisión alta a su agencia.

Epilogo #2: Algunos han señalado que, a pesar de no tener influencia directa en Twitter, el gobierno podría ejercer influencia indirecta, por ejemplo, por provocar una serie de quejas sobre una persona para hacerle bloquear la cuenta. No descarto esa posibilidad, y si hay razón  en decir que el titulo del articulo podría ser otro. No obstante, el texto sigue intacto, según mi punto de vista.

Publicado en Gobierno, Politica, Tecnologia | 1 Comentario

Bogotá, Caca de Perros, Infraestructura y Malos costumbres en la política pública Quiteña

Bogotá, Caca de Perros, Infraestructura y Malos Costumbres en la Política Pública Quiteña

Por Matthew Carpenter-Arévalo @EcuaMatt

Estuve conversando con mi cuñado, una de las personas con quién más me gusta conversar de política, cuándo me contó una historia que tal vez no tiene giros inesperados pero que dice mucho sobre nuestra relación con las políticas públicas.

Quito desde mi kasa

Quito desde mi kasa

Mi cuñado vive en Washington y me contó que había salido a caminar con su perro cuando el más chiquito de los dos decidió hacer caca. Mi cuñado, siendo un tipo muy educado, recogió la caca, pero no pudo encontrar donde depositarla. Pasó más que una media hora buscando hasta por fin encontrar un basurero.

Eso es el fin de la historia. Les dije que no había giros inesperados.

Washington, D.C.

Washington, D.C.

A pesar de la falta de drama, los dos sacamos varias conclusiones sobre el relato.

Mi cuñado, por ejemplo, admitió que si estuviera en el Ecuador y no pudiera encontrar un basurero, tal vez sentiría la libertad de no recogerla, o la dejaría depositado al lado de un árbol. Viendo cómo mi calle está dotada de pequeños regalos dejados por nuestros amigos más lindos e ignorados por sus dueños más indiferentes, creo que hay mucha gente en el Ecuador que haría igual.

Habiendo vivido también en los Estados Unidos, entiendo muy bien la relación compleja que se da en estas circunstancias. A pesar de ser las mismas personas, algo sobre la situación nos empuja hacia diferentes comportamientos.

Por qué, nos preguntamos, sentimos la necesidad en Washington de asegurar depositar los desechos en el sitio adecuado, pero no tanto en el Ecuador? Asumiendo la probabilidad de sufrir el castigo de la mano dura de justicia es igual en las dos ciudades, es la diferencia un problema de cultura, o un problema de infraestructura?

La pregunta me hace recordar de uno de los mejores ejemplos de gestión municipal en América Latina: las épocas Mockus-Peñalosa en Bogotá en los años 1990.

Enrique Peñalosa, Antanas Mockus y Sergio Fajardo

El extravagante y excéntrico Antanas Mockus fue alcalde de Bogotá entre 95 – 97 y luego entre 01 – 03. Durante su tiempo en la alcaldía Mockus se hizo mundialmente reconocido por su destrezas como comunicador, sobre todo su capacidad de sorprender con sus trucos publicitarios.

Entre otras cosas, Mockus contrató mimos para burlarse de los choferes en un esfuerzo para mejorar la cultura de conducción; convocó una ‘noche de mujeres’ en la ciudad y pidió a los hombres quedarse en la casa para llamar la atención sobre violencia dirigida a mujeres, y hasta llegó a componer canciones de rap.

Mockus creía firmemente que la cultura social era el factor más difícil de controlar pero más determinante en la calidad de vida de los bogotanos. Muchos de sus esfuerzos, desde luego, eran dirigidos a tratar de hacer conciencia entre los ciudadanos para mejorar el comportamiento y como consecuencia mejorar la ciudad.

Mockus salió de la alcaldía para lanzarse a la presidencia y fue seguido en las próximas elecciones por Enrique Peñalosa, un candidato que Mockus había ganado en elecciones anteriores.

Peñalosa, a cambio de Mockus, creía que la estructura e infraestructura de una ciudad determina los costumbres, incluyendo los malos costumbres. Su enfoque se volvió realizar obras grandes, y puso en marcha la red de ciclovías, el transmilenio (como la ecovía de Quito), un programa para crear bibliotecas en barrios de bajos recursos, y recuperar muchos espacios públicos como parques.

Aunque en algún momento de sus vidas eran adversarios políticos, terminaron apoyándose el uno al otro, y cuándo Mockus regresó a la alcaldía en 2001, continuó con muchas de las obras de Peñalosa. Los dos, junto al Sergio Fajardo, el actual gobernador de Antioquia y ex-alcalde de Medellín, son reconocidos como los mejores administradores municipales de América Latina.

Regresando a la caca de perro, ¿cómo hacemos para que los dueños de perros recojan los desechos? ¿Es por cultura o infraestructura?

Afrente de mi casa hay un parquecito que recién fue restaurado. Entre las nuevas adiciones hay un letrero que pide a los dueños de perros recoger los desechos, y un nuevo basurero.

Antes, la única defensa del parque era un viejito histérico que gritaba a todos los dueños de perros que andaban por ahí, sin importar si tenías la funda en la mano o no. El cargaba la cruz de enseñar valores a la sociedad, aunque su vigilancia bajaba durante las horas de siesta, y estoy seguro de que se está cortando su vida por tanto estrés autoimpuesto. Cambiar a Quito uno por uno si cansa.

En la tradición de Peñalosa, el parque no solamente exige más disciplina, sino que también lo facilita.

Antes no había un basurero entre 400-500 metros, lo cual hacía que algunas personas dejaban la caca sin recoger, y otras personas si recogían pero dejaban las fundas en el parque. Con el basurero, algunos anteriores criminales se volvían respetuosos a las leyes.

En Suiza donde yo vivía, cada 200-300 metros no solamente se encuentran basureros, pero también dispensadores de fundas plásticas biodegradables que existen con el propósito explícito de facilitar la recolección de desechos caninos.

Espera! Grita el lector conservador ya ofendido por el malgasto de fondos públicos sin lugar a dudas por gobiernos socialistas malvados. Los dueños de los perros deben asumir el costo, no el estado! Hoy son fundas, ¡mañana seremos Cuba!

El punto del lector tiene mucho sentido, pero la pregunta es el siguiente: ¿nos importa más insistir en quién paga la cuenta, o nos importa más no pisar en caca suelta? Yo, personalmente, opino que la segunda es preferible.

En otras palabras, por crear la infraestructura vital, podemos generar mejores comportamientos, porque bajamos el costo de comportarse bien.

Si tengo acceso a fundas gratis y si tengo basureros disponibles, la probabilidad de que voy a hacer la cosa correcta cambia drásticamente.

Siempre va a haber personas que no les importan los demás y que van a ser indiferentes de todas formas. No obstante, si nuestro deseo es tener calles y parques más limpios, la manera más fácil de hacerlo es por crear la infraestructura que hace la diferencia para la persona que tiene voluntad pero que no tiene medio.

Este sistema me sirvió muchas veces en Suiza y recién me salvó en la Carolina.

Mi perrita, seguramente después de haberse pegado una fanesca (asumo), ya hizo uso de la una funda que había traído.

Decidió dejar otra pepita, y por suerte me acordé que el municipio si ofrece fundas en sus basureros en la Carolina.

Me fui, cogí la funda, y regresé a recoger, mejorando el día de algunos corredores que tal vez iban a dejar la pista para rebasar solo para arrepentirse después.

Tener la infraestructura no es suficiente, sin embargo, sin hacer que el pueblo contemple la diferencia entre comportamiento bueno y el comportamiento malo.

En mi parque el letrero pide muy severamente que el dueño del perro cumpla con sus responsabilidades sociales.

Varios estudios, incluyendo algunos subrayados por los economistas de la serie de libros Freakonomics, han mostrado que los pedidos fraseados en términos negativos no funcionan.

Lo que funciona mejor es escribir el pedido de forma positiva o mostrar que el mal comportamiento pertenece a una minoría de la gente.

“80% de los dueños de perros si recogen sus desechos” es más efectivo en producir el resultado deseado que “no dejes los desechos de su perro sin recoger.”

En otras palabras, no es suficiente simplemente mandar un mensaje: hay que pensar científicamente en cómo expresarlo para optimizar el impacto.

Como soy extranjero, mucha gente trata de explicarme cómo son los ecuatorianos. Como si fuera fácil generalizar sobre 15 millones de personas de diferentes culturas, etnicidades, regiones, y hasta idiomas, me cuentan de sus conclusiones basadas en anécdotas y en general con una falta de datos.

Mi punto aquí es que nadie entiende bien cómo son o como pueden ser los ecuatorianos, porque en muchos casos nos falta la infraestructura para generar el comportamiento que queremos ver.

Sería genial si todo el mundo se portara como debería, pero al final tenemos que aceptar al mundo como es, no como quisiéramos que fuera.

Una vez que aceptamos el reto de tratar de generar mejores comportamientos, tenemos que ser conscientes de cómo implementar la infraestructura que va a facilitar los costumbres que queremos enfatizar.

Después tenemos que desarrollar estrategias de comunicación para subrayar la necesidad de cambiar. Estas estrategias no deben ser basadas en la manera que queremos presentar el mensaje, sino con la presentación que va a hacer que los mensajes sean más efectivos.

Finalmente, si realmente queremos ver cambio, tenemos que llamar la atención a las personas que no cumplan, incluyendo nuestros parientes e amigos. No quiero decir que nos volvamos como mi vecino viejito, pero en algún momento tenemos que dejar de exigir que nuestros políticos implementen cambios y empezar nosotros mismos a ayudar en catalizar cambio.

En otras palabras, para vivir libre de caca callejera, necesitamos ser un poco de Mockus, un poco de Peñalosa, y un poco del viejito histérico.

 

Publicado en ciudad inteligente, Politicas Publicas, Quito | Deja un comentario

El Diario Hoy, La Censura, y la Crisis Mundial de los Diarios

Por Matthew Carpenter-Arévalo (@EcuaMatt)

Esta semana publiqué un artículo en GKillCity sobre el anuncio por parte del Diario HOY que va a dejar de imprimir su diario la mayoría de los días laborales debido a lo que ellos dicen que es el resultado de censura y opresión por parte del gobierno. 

Mientras no discuto que haya presión y censura por parte del gobierno, soy escéptico sobre la idea de que aquellos factores son responsables por los problemas económicos. Trato de presentar la decisión del HOY en el contexto del periodismo mundial en lo cual hay miles de diarios que se encuentran en la misma posición. Para mí la caída del HOY se debe más a la llegada del internet y su impacto en el modelo de negocio que cualquier opresión del gobierno.  El artículo se encuentra aquí. 

http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/el-hoy-no-cerro-la-censura

Me ha sorprendido un poco que algunas personas han sentido la necesidad de atacar e insultarme por expresar una opinión contraria a la versión oficial del HOY. Mi argumento nace no del deseo de proteger a un gobierno que sí, en mi opinión, tiene tendencias de querer silenciar voces contrarias, sino de la necesidad de ser críticos con todas las personas y entidades que ejercen poder en una sociedad.

En mi opinión cualquier periodista de valor debe cuestionar todo, y no solamente lo que no le conviene a uno. Al final, no pretendo adueñarme de una verdad: más bien, espero contribuir y elevar el debate con ideas. Las personas amenazadas por opiniones contrarias son igual de tiránicos que el gobierno que critican. 

Finalmente, algunas personas presentaron como evidencia el hecho de que el gobierno no había comprado publicidad en el HOY durante mucho tiempo, lo cual, argumentan ellos, le hace culpable del destino del diario.

Exigir publicidad del gobierno es el equivalente a exigir un subsidio, y no creo que ninguna empresa privada tiene derecho a exigir recibir fondos públicos. No defiendo la decisión del gobierno, pero si el HOY no puede generar ingresos fuera de fondos públicos, eso simplemente demuestra que el modelo de negocio no era sólido. 

Con eso les dejo con el artículo.

http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/el-hoy-no-cerro-la-censura

 

Publicado en medios de comunicacion, Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario